MI propia "nada".

|

sábado, 19 de marzo de 2011


Supongo que todos tenemos una imagen adjudicada a nuestro mal, a nuestro demonio, sea del tipo que sea... Normalmente la imagen corresponde a algo que de pequeños nos ha aterrado o ha supuesto un shock en nuestra tenebrosa imaginación infantil. En mi caso es la nada de "La historia interminable", esos ojos encendidos en rubí, en mitad de la oscuridad total, dejando tras de sí exactamente eso; la nada, todo muerto, arrasado, quemado, demolido...
La desolación de un lugar recóndito de mi anatomía que se funde con mi espíritu, que tiene la capacidad de ser en diversos estados, el físico, el emocional, el sensitivo...
Trato de hacerlo fuerte imaginándolo fértil, rebosante de vida, plantas inexistentes, árboles infinitos, tierra húmeda, océanos inmensos y profundos, cielos poblados de estrellas, olores de frutas silvestres...
Pero entonces llega la nada, me enfrento a ella jurándome que soy más fuerte, que mi estado mental es imperturbable, que puedo canalizar la energía del entorno positivamente para derribarla... Ella se arrastra lentamente entre las sábanas de mi cama, como siempre suele sorprenderme por la noche, como las pesadillas de un niño, suavemente se convierte en humo capaz de fusionarse con mis entrañas, abraza con la destreza de una serpiento lo más profundo de mi ser, de mi feminidad, se ríe de mi... lo llena todo de vacío... casi sin darme cuenta me va derrotando, absorbe mi energía, me debilita, me deja como anestesiada...
Falta de deseo, de fuerza, de ganas, de libertad, con mis capacidades mermadas al mínimo, me asomo a mi pequeño reino y observo los árboles reducidos a cenizas casi imperceptibles, los océanos secos, como cavidades lunares vacías, sin rastro de los olores, de la vida, del color y la humedad de una tierra que imaginé fértil y poderosa...
Una vez más me ha quitado el sentido, me ha abatido y ha perforado la delicada estructura con la que fabrico mis sueños los siguientes treinta días, a la espera de que un día yo le de miedo a ella, y me abandone como un enemigo aburrido de que le ignores... Dándose por vencida al encontrar que mi paraíso personal está ocupado por mi sueño que ha tomado forma humana y está lleno de vida.

6 comentarios:

lestat dijo...

No te desanimes, como en la historia interminable, la nada es derrotada y todo vuelve a su orden natural. Saca esa fuerza que tienes y busca la luz al final de ese túnel oscuro.

MaryJane dijo...

Lestat; grácias por los ánimos, te aseguro que me esfurzo mucho en intentar encontrar esa luz... uffff... y como agota! Un saludo!

Anitak dijo...

No había leido esta entrada hasta hoy. La verdad es que casi he podido ver ese vergel del que hablas, y también a la Nada. Es curioso que la menciones como la imagen de tu más terrible enemigo, y que nunca nos hayamos dicho esto, pero para mi también es la mejor representación de algo peor que el mal, la desolación absoluta.

Creo que vencerte sería más que dejar un desierto en ese vergel, espero que algún día sea posible desterrarlo de un lugar que no le pertenece, pero si no fuera así, no dejes que avance y destruya las maravillosas y diversas facetas de tu persona, las deslumbrantes formas de tu alegría, los vibrantes colores de tu sentido del humor y tantas floras y faunas que puede contener un solo ser humano como tú.

Contigo lejos, cerca, aquí y allí, y todos los sitios y formas que me enseñó barrio sésamo. Te quiero.

Alexander dijo...

Vaya, vuelves a las andadas por el blog! Y le has dado un nuevo look!

Hay una frase que dice James Randi que me gusta mucho:

Lucha, lucha por sobrevivir y piensa por ti mismo!

MaryJane dijo...

Anitak; Caray monkey, no habñia leído tu comentario hasta ahora... ahora que las cosas empiezan a moverse, lentas pero moviendose, lentas, pero firmes...
Tú, y siempre tú describes como nadie mis emociones, mis rincones... me conoces desde la superficie hasta las profundidades abismales, lo bueno, lo malo, lo extraño...
Gracias por no soltar nunca mi mano, eres un angel, un regalo! Te quiero yo más!

Alex; me gusta, ahora, a mi también esa frase, gracias!

Alexander dijo...

A ver si los perretes te dejan actualizar mas amenudo!

Por cierto, ya nos hemos acabado Misfits. Brutal.