Beth

|

lunes, 6 de septiembre de 2010


Llegó con su presencia anunciada, muy bien acompañada, brillante, con su piel blanca y su preciosa melena rojiza, los ojos chispeantes y profundos, transmitiendo serenidad, algo de cautela y una paz interior que revela su estado de felicidad.
Apareció el sábado, en medio del caos que ha supuesto este fin de semana para mi, sin tener el tiempo necesario para dedicarle, el que me hubiera gustado, para disfrutarnos un poco mejor, hechar las horas charlando de todo y de nada, como si nos conocieramos desde hace mucho, y en realidad, así es...
Sin darnos cuenta han pasado más de dos años desde que nos empezamos a leer, a seguir el camino de la otra al principio un poco a hurtadillas y ahora ya con todo el descaro.
Beth es, en persona, muy diferente de como me la imaginaba. Que tiene una belleza poco común ya lo sabemos todos, pero en persona desprende algo más, tiene un caratcer dulce que te hace sentir segura y confiada, claramente no es una persona que te va a juzgar, ni te va a hacer daño deliberadamente.
Me pareció clara y transparente y dan ganas de compartir el tiempo con ella.
Pusimos las palabras, los gestos y las miradas que faltaban en nuestras coversaciones virtuales, como si esas conversaciones se hubieran quedado pendientes en el tiempo hasta nuestro posible encuentro, nos dedicamos sonrisas verdaderas, nos miramos a los ojos sin pudor, como viejas colegas, sin nada que ocultar.
Beth, si fuera un mueble, sería un sofá muy cómodo, posiblemente de color rojo, en el que te pasarías el tiempo y te refugiarías los días de lluvia. Afortunadamente no es un sofá, y eso te permite interactuar con ella como una persona casi normal, y digo casi porque ella es especial, esa impresión me ha dado, me he quedado con ganas de conocerla más y mejor, con más ganas de Beth...
Tengo la positiva impresión de que nos volveremos a ver, muchas veces, y que, como dicen en las pelis; esto es el principio de una larga amistad...
Mil gracias, Beth, por tu visita, por confiarme la presencia de tu angel y por el rato tan agradable. Pronto nos veremos de nuevo!

5 comentarios:

Beth dijo...

ohhhhhhhhhhhhhhh
Sin palabras

Beth dijo...

Bueno si...¡qué coño!
Aunque no lo parezca, soy timida, por eso te envíe un sms a la media hora de irnos diciéndote lo que me hubiera encantado decirte a la cara. Me encantaste tú, tu rincón, tu hombre...y quiero disfrutarte más.

Un abrazo!!!

MaryJane dijo...

Beth; me alegra lo que me dices, idem! Un abrazo!!

Alex dijo...

...hay veces que te cruzas...
...con personas extraordinárias...
...únicas...
...pocas veces por eso...
...pero cuando topas con ellas...
...te cautivan con sus ojos...
...con su aúrea, especial...
...ésa con la que iluminan...
...allá donde estén...
...bueno pues...
...vosotras dos lo sóis...
...el sábado, en Cambrils...
...tuve mucha suerte...

;)

MaryJane dijo...

Alex; ¿tú también lo sentiste?, entonces asististe a un espectáculo único de la conjunción de dos cuerpos celestes encontrandose... jejejeje, como me gusta exagerar...
Me alegro de haber conocido a la persona que hace tan feliz a otra que para mi es muy especial. Un abrazo!!